Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

CARTAJIMA ACOGE LA JORNADA ‘SANIDAD Y MANEJO DEL CASTAÑAR’

Ayuntamiento de Cartajima  • ayuntamiento@cartajima.es  • 952180751

Noticias


CARTAJIMA ACOGE LA JORNADA ‘SANIDAD Y MANEJO DEL CASTAÑAR’

En el día de hoy el municipio de Cartajima ha acogido la jornada ‘Sanidad y manejo del castañar en el Valle del Genal’, una iniciativa dirigida a los productores, organizaciones y colectivos relacionados con el sector de la castaña en el territorio.

     En el encuentro, organizado por la Oficina Comarcal Agraria (OCA) y el Ayuntamiento de Cartajima, han participado expertos, técnicos e investigadores del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA), así como técnicos de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía.
     Isabel Jiménez, alcaldesa de Cartajima, ha explicado que el objetivo de organizar esta jornada es ofrecer información actualizada de mano de especialistas sobre las investigaciones respecto a la lucha frente a los principales problemas a los que se enfrenta el sector, fundamentalmente la plaga de la avispilla del castaño y las enfermedades de la tinta y el chancro, hongos que afectan a las raíces de los árboles y que desde hace años, junto a la avispilla, suponen una importante merma en la producción de castañas.
     Por su parte, Paloma Ruiz de Molina, directora del IFAPA en Málaga, ha apuntado que en los últimos tiempos se han realizado diferentes investigaciones sobre la avispilla del castaño, la tinta y el chancro. En relación a la situación actual de la avispilla, tras la autorización del uso libre de Torymus sinensis como agente de control biológico de la plaga a finales de 2019 por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la directora del IFAPA ha subrayado que “manteniendo y controlando las sueltas de Torymus se ha establecido un equilibrio biológico entre especies que es necesario seguir observando. Además, otro dato positivo es que se ha llegado a la conclusión de que no se ha producido hibridación entre el Torymus y otras especies.”
     Por otro lado, con respecto al hongo nomoniosis, que preocupa crecientemente al sector del castaño, Paloma Ruiz de Molina ha indicado que “aún no hay datos suficientes para determinar cómo está afectando a los árboles y a su producción, por lo que sería interesante que desde el IFAPA se iniciase un proyecto de investigación en caso de que hubiera una demanda institucional que así lo solicitase por parte de colectivos, organizaciones y entidades a través de la Consejería de Agricultura.”
     La jornada dio inicio en torno a las 11:30 horas con la presentación de la misma, que ha corrido a cargo de Isabel Jiménez, alcaldesa de Cartajima, y Paloma Ruiz de Molina, directora del IFAPA en Málaga. A continuación han tenido lugar las conferencias-coloquios ‘La avispilla del castaño, situación y perspectivas’, ‘Prospección de enfermedades en castañares fruteros en Andalucía. Control y prevención de la tinta y el chancro del castaño’ y ‘Política forestal y biodiversidad. Apuntes sobre la gestión de los montes públicos en el Valle del Genal’. Posteriormente se ha desarrollado una mesa redonda en la que han participado organizaciones profesionales agrarias, la Cooperativa de Castañas Valle del Genal y técnicos de sanidad forestal. La clausura de la jornada ha corrido a cargo de Fernando Fernández Tapia-Ruano, delegado territorial de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Málaga.
     La conservación de las 3.900 hectáreas de bosques de castaños que hay en el Valle del Genal es totalmente prioritaria por su incalculable valor medioambiental, paisajístico y también económico, ya que unas 1.500 familias del entorno obtienen parte de sus ingresos de la castaña. En este sentido, la preservación y el respeto por los castañares son imprescindibles para el desarrollo socioeconómico de la zona, ya que este sector es un pilar fundamental del valle que fomenta el arraigo de los vecinos en los municipios, frenando así su despoblación.