Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Heráldica

Ayuntamiento de Cartajima  • ayuntamiento@cartajima.es  • 952180751

Heráldica

Esdudo                AYUNTAMIENTO DE CARTAJIMA

                ESCUDO OFICIAL DEL MUNICIPIO

                     SU HISTORIA Y ORIGEN

                 NUESTRO ESCUDO Y BANDERA

Teniendo en cuenta que Cartajima no tenía antecedente alguno de uso de escudo ni de bandera heráldica, era necesario crear uno.

Con fecha de 7 de Febrero del 2001, el Ayuntamiento de Cartajima solicita un informe para la adopción de escudo y bandera. Una vez que se realizó el estudio y el informe elaborado por la BORBONE, Instituto de heráldica y Vexilología Municipal y la Sociedad Española de Heráldica y Vexilologías, Señorío de Torre de Juan Abad, se asesoró a este Ayuntamiento para que este pudiera incoar el correspondiente expediente de adopción y bandera municipal.

EL ESCUDO

Los criterios o principios generales para la elección de un nuevo escudo municipal han de basarse, según las recomendaciones elaboradas en las reuniones nacionales de especialistas en Heráldica de Fátiva (1991) y Zaragoza (1994), en los aspectos históricos y monumentales de la población de que se trate, cuyo carácter más o menos relevante sea susceptible de ser representado o aludido simbólicamente a través del amplio repertorio de piezas y figuras heráldicas.

Entre estos motivos se señalan los de carácter legendario, mítico, geográfico o físico, religioso, económico o los inspirados en las antiguas armerías de los señores del lugar.
Cartajima, no tiene, sin embargo, ningún símbolo característico que lo diferencie de otros pueblos de su comarca, ni ha sido señorío de ningún tipo de linaje en cuyas armas pudiera inspirarse.

Por lo tanto, para adoptar un escudo de armas sería adecuado acudir a su monumento histórico más característico, es decir, el castillo, hoy en ruinas, sobre el monte del Romeral, y que igualmente convendría recordar de alguna forma su histórico pasado islámico. Asimismo convendría hacer referencia a sus bosques de castaños, muy abundantes en gran parte de su territorio municipal, y que proporcionan importantes recursos económicos de la villa. Todo ello basándonos en estos tres elementos:

El primero el Castillo, que representaríamos sobre un monte; el segundo, evocador de su pasado islámico, sería la media luna o creciente; y el tercero, consistiría en un castaño.

En cuanto a los esmaltes hemos elegido el oro, es decir, el amarillo, para representar el castillo, por ser su color más parecido al natural. Para el campo del escudo hemos preferido el sinople, sobre un campo de oro. Esta combinación oro/sinople y sinople/oro, entre los dos cuarteles, le da al escudo una cierta armonía cromática en toda representación heráldica.
Teniendo en cuenta estos elementos, se propone:

Escudo partido; el primero en campo de sinople (verde) un castillo de oro, mazonado de sable, sobre un monte de oro; el segundo de oro, con un castaño de sinople. Bordura de gules con ocho crecientes contornados de oro. Escudo timbrado con una corona real de oro.

LA BANDERA

La bandera municipal debe mantener algún signo identificativo aceptado por todos y todas, que en este caso ha de ser el escudo municipal:

Paño rectangular, de proporción 2:3, dividido verticalmente en dos partes; la más cercana al asta, de color verde, la mitad de ancha que la del batiente, amarilla; está última lleva sobrepuesto en el centro el escudo de armas timbrado de la villa de Cartajima.