Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

LOS MAYORES DEL ALTO GENAL, ÚLTIMOS EN RECIBIR LA VACUNA

Ayuntamiento de Cartajima  • ayuntamiento@cartajima.es  • 952180751
Noticias

LOS MAYORES DEL ALTO GENAL, ÚLTIMOS EN RECIBIR LA VACUNA

     Las personas mayores de 80 años de Alpandeire, Faraján, Júzcar, Cartajima y Parauta, pequeños municipios ubicados en el Alto Valle del Genal, serán los últimos de este colectivo de la comarca en recibir la vacuna contra el Covid-19, cuya primera dosis les será administrada el próximo jueves 18 de marzo.
     Cuando en la mayoría de los territorios el grupo de edad de mayores de 80 años, especialmente vulnerable al coronavirus, ya ha sido inmunizado con las dos dosis de la vacuna de Pfizer y en algunos municipios han administrado la primera dosis y se está a la espera de inocular la segunda, en 5 pueblos del Alto Valle del Genal aún no han iniciado el proceso. Así lo ha dado a conocer el alcalde de Cartajima, Francisco J. Benítez, quien ha recordado que “estos pueblos cuentan con un elevado porcentaje de población mayor, hecho que debería haberse tenido en cuenta en la previsión de vacunación”. En el caso concreto de Faraján, aunque no se ha inyectado el compuesto a los mayores de 80 años en general, sí se procedió a administrar las dos dosis de la vacuna a usuarios y trabajadores de la residencia de ancianos ‘Valle del Genal’.
     Según ha indicado Benítez, en las últimas semanas alcaldes de los municipios afectados se han puesto en contacto con responsables del Área de Gestión Sanitaria de la Serranía de Ronda para mostrar su malestar por la tardanza y exigir que la vacuna contra el coronavirus llegue de una vez por todas a sus pueblos.
     Por otro lado, el regidor de Cartajima ha denunciado que, pese a que las administraciones supramunicipales aparentemente están concienciadas sobre la importancia de luchar frente a la despoblación para intentar revertir este problema demográfico, “la realidad es que los pequeños municipios nos sentimos olvidados por las instituciones no sólo en cuanto a la asistencia sanitaria, también en comunicaciones y accesos, por las demoras en la redacción de nuestros Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU), por la práctica inexistencia de entidades bancarias o por la escasa inversión para la adquisición de torymus sinensis anunciada recientemente para luchar contra la plaga de la avispilla del castaño, entre otros aspectos”, concluyó Benítez.