Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

HISTORIA DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DEL ROSARIO, PATRONA DE CARTAJIMA

Ayuntamiento de Cartajima  • ayuntamiento@cartajima.es  • 952180751
Noticias

HISTORIA DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DEL ROSARIO, PATRONA DE CARTAJIMA

Nuestra Señora del Rosario es la patrona de Cartajima desde tiempo inmemorial, a la que los vecinos del pueblo procesan gran devoción y fervor.
Según ha recordado Asunción Lagos, vecina de la localidad, durante la Guerra Civil fueron destruidas la mayoría de las imágenes de la iglesia, entre las que se encontraba la de la Virgen del Rosario. Por tanto, tras la contienda se decidió adquirir una nueva imagen de Nuestra Señora del Rosario, que aún se conserva en buen estado y sale en procesión el Día de la Patrona, en torno al 7 de octubre.
Fue en 1960 cuando el párroco de Cartajima por aquel entonces, Antonio Martín González, decidió recaudar fondos para adquirir una nueva imagen de la Virgen con la ayuda y los donativos de los vecinos y de los cartajimeños que decidieron emigrar, en muchos casos a Francia, para buscar un futuro mejor para sus familias. El 11 de enero de 1962 llegó la nueva imagen de la patrona de Cartajima, obra del afamado escultor sevillano Antonio Eslava Rubio. Durante esa tarde, tras ser recibida por los vecinos a la entrada del pueblo, se realizó la bendición de la Virgen en la Era Piñuelas y, posteriormente, el arcipreste de Ronda José Parra Grossi ofició una solemne misa en honor a la patrona en el templo.
Desde entonces han sido varias personas las camareras de la nueva imagen de Nuestra Señora del Rosario y, por tanto, las encargadas de vestirla y de hacer que luzca en las mejores condiciones. Empezó con esta tarea Eugenia Lagos, a quien sucedió Mariluz Benítez y después María Tirado, que continúa con esta labor en la actualidad. María Tirado ha explicado que el trabajo de camarera “consiste básicamente en vestir, arreglar y enjoyar a la patrona dos veces al año, una para Semana Santa y otra para las fiestas de agosto”, ocasiones en las que la nueva imagen de la Virgen del Rosario sale en procesión por las calles de Cartajima.
La camarera, que ha reconocido que quizá lo más laborioso sea colocar el tocado a la escultura, ha explicado que Nuestra Señora del Rosario tiene 5 o 6 mantos y otros tantos vestidos, que han sido sufragados voluntariamente por vecinos de Cartajima tanto colectivamente como a título individual. En definitiva, desde hace años María Tirado desempeña su laboriosa tarea con minuciosidad admitiendo que disfruta mucho mientras lo hace.
Se da la circunstancia de que en Cartajima la Virgen “chica” del Rosario, que se adquirió tras la Guerra Civil, salió en procesión todos los 7 de octubre desde entonces hasta el año 1962, cuando se decidió suprimir la celebración debido al enorme éxodo de cartajimeños. Hace 17 años, para evitar que se perdiera una antigua tradición, se tomó la determinación de recuperar la fiesta tradicional del Día de la Patrona, por lo que desde entonces la imagen de la Virgen “chica” vuelve a salir en procesión en Cartajima.
Por otro lado, la nueva imagen de la Virgen del Rosario recorre el pueblo a hombros de sus vecinos durante la feria, que en la década de los 60 se trasladó hasta mediados de agosto con el objetivo de que pudieran acudir a la misma más cartajimeños aprovechando el periodo vacacional. Desde entonces la feria y fiesta grande de Cartajima tiene lugar en agosto.